rostros con historia

Ella es Mora Martínez

Fecha: 17/03/2017  |  Por: Carlos Eduardo Gómez

Yo le voy a hacer la competencia a Moisés, voy a vivir 120 años

Mike Stuart

Sus ojos siempre reflejan un brillo de alegría y sus labios el bosquejo de una sonrisa. Sus cabellos blancos invitan a suponerle una vida llena de aventuras y sus palabras lo confirman. A sus 83 años aún camina firme y con visión en muchos proyectos, los cuales son cada vez más ambiciosos que los tantos que ha ejecutado. Así es la señora Mora Martínez, una venezolana con espíritu enérgico, con el que contagia de optimismo hasta al menos motivado. “Yo le voy a hacer la competencia a Moisés, voy a vivir 120 años”, dice entre risas.

Al conversar con ella, no se necesita de mucho tiempo para descubrir cuál es su más grande pasión: los niños. Por tal motivo dedicó los años más lozanos de su vida al cuidado de éstos. La puericultura representa mucho más que una profesión para la señora Mora, es el estilo de vida que decidió tener desde muy joven.

En 1953, con tan solo 21 años de edad, formó parte de los fundadores del primer centro preescolar privado de Venezuela, llamado Tío Conejo, en la parroquia La Pastora. Circunstancia que valdría de estímulo para formarse y servir en el cuidado de los más pequeños. “Yo adoro a Dios y a los niños”, es una frase que ocasionalmente se le escucha expresar.

Su ímpetu de organización y compromiso con el bien común le llevaron a ser la primera tesorera de la Asociación de Propietarios y Residentes de Prados del Este (ASOPRAES), segunda asociación de vecinos registrada en el país y que suma más de 50 años en actividad.

Si se le pregunta a la señora Mora cuál es su lema, responde “educación en lugar de beneficencia”. Y se siente muy orgullosa de haber contribuido en la promoción de escuelas artesanales en diferentes zonas caraqueñas, para el crecimiento de tantas personas. Otra de las iniciativas consumadas por Mora Martínez.

Como resultado de su enorme amor por Venezuela, en noviembre de 2013 publicó Curioseando Nuestro Folclor y Visitando Nuestros Rincones, un libro que reúne los detalles de las diversas tradiciones criollas. El prólogo está a cargo de una de sus viejas amigas, Bélgica Rodríguez, quien la describe como una “profesora de dulce sonrisa y fuerte carácter”.

Hoy en día la señora Mora es propietaria del edificio donde funciona el reconocido preescolar Semillita SunFlower, en Prados del Este. Su vida continúa ligada de alguna u otra manera a lo que siempre ha adorado, aunque ahora posee nuevos deseos que le quitan el sueño. La creación de un centro de descanso y recreación para abuelos es el objetivo. “Yo quiero crear un resort para el adulto mayor, en Capaya”, asegura con convicción.

Mora Martínez es ejemplo de persistencia, empeño y tenacidad. En su mente siempre está recorriendo alguna idea productiva por llevar a cabo. Es una mujer modelo para niños, jóvenes y adultos mayores que deseen compartir la alegría de vivir.

Ir al contenido